Abstract

El contador Rodrigo de Albornoz y su misión financiera durante las campañas imperiales de 1535 y 1536

Resumen: Este artículo enfoca el papel que mantuvo Rodrigo de Albornoz, contador de la Nueva España, durante una fase muy crítica de la monarquía hispánica debido a las repetidas guerras del emperador Carlos V contra el rey de Francia y el sultán turco Solimán. En 1534 Albornoz regresó a Castilla, para unirse a las campañas carolinas de Túnez, contra el corsario berberisco “Barbarroja”, aliado del sultán, y las siguientes en Piamonte y Provenza contra al ejército de Francisco I de Francia. En 1536, al contador novohispano le fue encomendada la importante tarea de llevar, desde Sevilla a Italia, las primeras monedas de oro y plata del nuevo cuño carolino que se habían fabricado en las atarazanas hispalenses y que sirvieron para cubrir los costes del ejército imperial para las campañas militares.